Fragmento.

®natalia

https://www.flickr.com/photos/alter_nati_va/

¿Por qué no para de llover cuando estás triste? La pregunta se repite en su cerebro como los sonidos que escupen los camiones que pasan al otro lado de la carretera.Es anestésica. No puede contestarla porque sabe que en realidad no está lloviendo: es ella quien llora, es ella quien aprieta los labios que se ponen blancos y es ella quien, desconcertada, siente en el centro del pecho una certeza taladrar bajo la blusa. No encuentra con qué palabras pronunciar el grotesco dolor que parece abalanzarse sobre su cuerpo como un buitre que no ha visto cadáveres en mucho tiempo. Tampoco encuentra a quién decírselo.
Entre la ciudad y sus pupilas se instala un pedazo de plástico transparente que permite entrar a la realidad pero sólo en versión light. Está cansada. Y le duele.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *