Blink, parpadeo esclarecedor.


Todo sucede en un instante. De eso está hecha la vida. Y lo que es más, muchas de las mejores decisiones son las que se toman así, en un instante. De eso se trata Blink. Bueno, de eso y de muchas otras cosas más que tienen que ver con cómo reaccionamos, cómo juzgamos, cómo decidimos y cómo poner ese conocimiento a trabajar de manera consciente y práctica.
Malcolm Gladwell es reconocido por libros como the tipping point en el que analiza la manera en que las noticias y los rumores se propagan. El famoso word of mouth que ahora está de moda en la publicidad y que siempre, siempre ha existido. Muy interesante. Pero regresando a Blink, me parece fascinante enterarme de casos como el de la estatua supuestamente griega que pasó todas las pruebas científicas habidas y por haber para resultar ser falsa. Y ser descubierta por expertos que siguieron su impulso, su primera impresión. La que no se olvida, como diría un tal Patrichs ( esa fue una referencia que me dató, jeje).
El caso es que Blink es entretenido pero, sobre todo, una serie de casos muy convincentes a favor de la importancia de seguir el primer impulso al tomar decisiones. Serían como parpadeos esclarecedores que te acercan fugazmente a la verdad ( ¡uf! ). Me parece que se trata de una de esas cosas a las que hay que ponerle atención en el trabajo diario. A mí si me ha pasado lo que Gladwell describe. Muchas veces tengo tanta y tanta información para tomar una decisión que no puedo hacerlo. En algún lugar vi, hace poco, que cuando a un consumidor le das demasiadas opciones y variantes de un producto, en vez de comprar más, compra menos. Porque se inhibe frente a la enormidad de la decisión que se vuelve entonces muy compleja. ¡Ah! Ya sé dónde lo vi, en Blink precisamente. Je.
Y por supuesto, también me ha pasado que ignoro la primera impresión que me da un trabajo al juzgarlo y luego, más tarde, me doy cuenta de que debía haber escuchado a esa vocecita interior que quien sabe en qué parte del cuerpo reside pero cómo friega.
Tengo que reconocer que es un libro que me duró poco. Lo compré en un aeropuerto y esa misma noche lo terminé. Obviamente, como diría pipo, lo recomiendo.

¿Mentiras en la historia? Qué viaje.


Este es un viaje que me está encantando. Como todos los viajes, tiene sus altibajos, sus momentos profundos, sus excesos y sus carencias pero, claro, con el poco conocimiento que tengo de la historia muchas no las detecté. No importa.
Es una lectura ligera que te lleva a conocer un poco más a fondo a ciertos personajes de la historia como Nerón, el de los incendios, Aníbal, el del elefante o Drácula, el dientón. Estoy gozándolo mucho. El escritor es un periodista e historiador que se pone a investigar sobre estas figuras de la historia a las que rodean muchos clichés y nos los platica. Él es muy agradable y simpático. Se lee bien.
Me gusta mucho la manera en que toca los lugares en los que la historia y las biografías de estas figuras, chocan con la cultura popular, el cine, Internet. De alguna manera hace muy evidente la manipulación de la historia y eso es enriquecedor.
Buen recomendación. Ideal para leer de a poquitos y por lo menos a mí, una gran oportunidad de acercarme un poco más a la historia que a medida que uno se hace viejo, se vuelve más importante.

La sociedad de los medios sociales. Videoinfografía.

Además de ser una manera interesantísima de mostrar la información, algo así como una infografía en movimiento, ¿o les late videoinfografía? Los datos son muy reveladores de lo que está ocurriendo en el mundo de la comunicación. Vale mucho la pena verlo. No sé cómo reaccionar y relacionar esto con el dato de que en países como México, donde el uso de los medios sociales es tan intenso, muchísima gente se conecta a internet desde lugares que también son sociales como los cibercafés y el trabajo. Me parece que hay que explorar maneras de actuar en los dos niveles. Ayer escuché por primera vez el concepto de trasmedia. ¿es por ahí?

tres bibliotecas sociales digitales

Sigo con el tema de las bibliotecas en línea que comencé en la entrada anterior de este blog. Cabe hacer la aclaración que no se trata de sitios en internet de bibliotecas tradicionales sino de los nuevos lugares donde todos podemos publicar y leernos los unos a los otros. Creo que es una de los nuevos medios que la vorágine de internet nos ha traído. Y como me he puesto a leer acerca de las entradas de blogs que más lectores tienen y parece ser que una de las características que atraen a más gente es la de crear listas de “top ten” y eso. Pues acá van varios de los lugares que considero interesantes en este tema. Voy a comenzar por slideshare, que es de los más conocidos.

Slideshare es un lugar donde la gente puede subir presentaciones en powerpoint, keynote, word y adobe pdf. Está lleno de información relativa a casi cualquier cosa que te puedas imaginar. Hay mucho sobre comunicación, diseño, redes sociales y publicidad. Pero hay de todo. Desde temas como ingeniería del cerebro ( no lo leí pero suena muy pro) hasta los típicos pps que nos envían todo el tiempo ciertas personas de cuyo nombre no quisiéramos acordarnos. Ya saben: las mejores fotos del año, el calentamiento global, cómo hacerse millonario en internet y el lugar donde el cielo siempre es gris… Slideshare ha crecido mucho y tiene montones de usuarios. Vale la pena darse una vuelta de pronto por ahí. Permite hacer “embed” de las presentaciones que nos gustan para darle caché a nuestro blog.

Scribd es otra alternativa. Acá es posible encontrar muchos libros, documentos escolares, presentaciones powerpoint y mils de etcéteras más. En Scribd tienen una teconlogía que se llama ipaper y que es la que convierte los documentos en formato web. También se puede hacer “embed” de los documentos e incrustarlos en cualquier página web. Como no se trata de presentaciones solamente sino que también hay libros, el formato final es un poco más incómodo que el de slideshare. el componente comunitario es también importante. De alguna manera estas nuevas bibliotecas digitales se “cuelgan” de la tendencia de las redes sociales y sacan mucho provecho de ellas. Al fin y al cabo se trata de que uno mismo sea el que publique.

Calaméo es otro lugar interesante, muy parecido a issuu. la idea es brindar una experiencia que oscila entre la familiaridad de la lectura tradicional en la que pasas página tras página y todo el poder de las nuevas tecnologías. Hay contenidos muy interesantes y publicaciones como el país ( sí, enterito). Por lo que he podido ver al hacer “browse” existen gran cantidad de publicaciones serias pero también muchas en las que sólo es posible ver fotos de Britney Spears y cosas así.

las bibliotecas en línea. En línea con todos.


Encontré un sitio interesante para leer revistas, libros y presentaciones acerca de miles de temas. Estoy fascinado. Es una especie de biblioteca de la cultura popular aunque uno puede encontrar cosas más serias. Obviamente no las he leído. Yo me conformo con lo que me entretiene un rato. El sitio se llama issuu. Un nombre como esos que se han puesto de moda en el nuevo siglo de internet. Tipo twitter, skype, bebo y muchos etcéteras más. issuu ( así, en minúsculas, que es lo “in”) es un quiosco virtual en el que se puede tener acceso a miles de publicaciones. La interfase es muy agradable, cómoda e intuitiva. Combina lo inmediato del diseño electrónico con la forma en que estamos acostumbrados a leer, pasando las páginas. issuu permite que la gente se dedique sólo a leer pero en realidad lo que se pretende es que uno publique sus documentos electrónicos ahí. El proceso es muy sencillo. Me parece que issuu es algo así como la evolución del slideshare. Voy a jugar en este lugar durante las próximas semanas a ver qué curiosidades encuentro pues parece estar lleno de ellas.