Los ahogados, ¿son felices?


Un buen amigo me pidió comenzar a leer ciencia ficción escrita en español para el blog de una editorial en Nueva York. Todavía no se ha publicado nada y será en inglés. Pero mientras tanto, les comparto mi reseña de un libro que me encantó de un escritor de policiacas que ha tocado el género. Él se llama Andreu Martín y el libro: Ahogos y Palpitaciones. Va:

No todos los escritores de ciencia ficción en español lo hacen de tiempo completo. Por alguna extraña razón que aún no conozco, la ciencia ficción no tiene muchos creadores en nuestro lado del planeta y por eso hay que buscar entre la paja como si cada novela o cuento o autor fuera la aguja que se nos escapa de las manos. Andreu Martin es uno de esos casos. A este catalán se le conoce más, en su tierra natal, España, como escritor de novelas policiacas, de literatura juvenil, de cómics y de películas.

Ahogos y Palpitaciones es una novela pequeña y corta que se lee muy rápido. El rtimo de la narración y la exactitud del lenguaje nos mantienen siempre atentos e involucrados en la historia. Todo comienza cuando un par de hombres se acercan caminando por el desierto a la ciudad de Feudo. Los dos están destrozados, a punto de morir, sedientos y lastimados. Cuando están a punto de llagar a la ciudad, una serie de robots voladores se les acercan y los rocían con un gas venenoso que los elimina al instante para que no lleguen a las puertas de la ciudad. Entonces es cuando descubrimos que uno de ellos lleva encima un manuscrito en una lengua extraña y que eso es lo único que le interesa a los habitantes de Feudo. Sus palabras son procesadas en una máquina traductora y es entonces cuando podemos leer la extraña historia de los viajeros.

Se trata de la novela acerca de una distopía, un mundo feliz al estilo de Huxley donde todo el mundo vive para el placer. Tienen sexo todo el tiempo. En grupo, con parejas que cambian a cada rato para no tener que estar expuestos a la decepción y la tristeza que puede causar la ruptura de las relaciones. En este mundo es obligación de todos ser felices, reírse la mayor parte del tiempo, hacer bromas y tener orgasmos. Muchos orgasmos. Hasta existe una máquina que me recordó una película de Woody Allen y que es un Masturbatrón, donde la gente puede disfrutar del placer individual. Cuando alguien infringe la regla principal y siente esos “ahogos y palpitaciones” que los ponen nerviosos, irremediablemente llega la BCP, un grupo policial que se encarga de frenar cualquier intento de tristeza, de duda o de violencia. Cuando lo hoy, los BCP, que llevan enormes y grotescas máscaras, se llevan a la persona o simplemente la ridiculizan enfrente de los demás. Eventualmente la persona será llevada a un centro de reeducación o bien a ser “iterada” que es algo así como eliminada de la faz de la tierra, o sea: muerta. Aunque después en la novela nos enteremos de que los iterados no están en realidad muertos.

Toda la historia nos la cuenta un hombre que se llama K Verde. ( la gente recibe nombres por color y letra, R Azul, C rojo, etc. que tienen que ver con su capacidad intelectual ya que mientras más cercana la letra a la Z son más inteligentes, y los colores tienen que ver con su capacidad de reacción emocional, los rojos son más impulsivos y los azules más fríos, cerebrales y racionales.

K Verde tiene un hermano que fue iterado por su resistencia a un sistema donde nadie puede pronunciar palabras como muerte, sangre, dolor o mierda pues provocan palpitaciones y la llegada del todopoderoso BCP. El hermano le deja a él un manuscrito, otro, que debe leerse sólo estando dentro del Masturbatrón pues las ondas cerebrales que provocan los orgasmos son capaces de esconder a los ahogos que provoca la lectura. En este manuscrito K Verde se entera de la existencia de un grupo rebelde, el GRHT ( Grupo de Resistencia de los Hombres Tristes) y eventualmente se une a ellos. Ahí aprende sobre el dolor y la violencia y se vuelve un Hombre Triste. Un asesino que está decidido a acabar con el gran líder de la sociedad feliz que no lo es tanto.

La novela es sorpresiva y hasta ahora sólo les he contado una parte del principio. La violencia que nos espera en la segunda parte hace equilibrio con la placidez y la falta de objetivos que provoca vivir sólo para el placer. Siempre detrás de la fachada acecha una serpiente que nos puede morder cuando nos descuidamos.

Me parece una interesante reflexión sobre algo que leí hace poco en las Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar donde se habla acerca de la esclavitud. ¿es más esclavo quien sabe que lo es o quien piensa que no lo es aunque lo sea?

Me parece una buena manera de acercarse a la escasa tradición de SF en español aunque no se trata, por supuesto, de una de las mejores obras de este género en ningún idioma.

¿Qué es lo que hace que los escritores de literatura policíaca estén tan cerca de la SF? ¿Se parecen en algo?

Todos asesinan. Hasta los rojos.


Me di una escapada a una librería de libros leídos que se llama, nunca mejor puesto el nombre, El hallazgo. Me encontré con varios libros que tenía ganas de leer. Uno de Dickson Carr ( de mis preferidos en novela negra), otro de Iris Murdoch y uno de Arthur C Clarke. Entre ellos, estaba el del Asesinato en el Comité central de Manuel Vázquez Montalbán. Me lo devoré en una tarde. El personaje de Montalbán se llama Carvalho y es un gallego reconvertido en catalán por aquello de la pasión por la buena comida. La novela es como todas las de él: vertiginosa y azarosa. Se mete en los entresijos del poder en España justo después de la caída de Franco, cuando los comunistas de pronto tenían un poco más de prestigio y eran vistos como actores más o menos serios de la nueva democracia que se estaba gestando en ese entonces en ese lado del océano. Carvalho es un detective privado que cada vez que se pone a pensar, cocina. Y la verdad es que da hambre al leerlo. Mucha. Y la bebida es también parte central del asunto. Siempre hay una botella de vino involucrada, un vodka o un “bajativo” como le dicen los chilenos. Me gustó leer sobre esa España convulsa en la que todo ocurría de manera espontánea pero parecía como si estuviera programado. El caso es sencillo: asesinan al presidente del partido y todo mundo piensa que se trata de un complot para desestabilizarlos. Luego resultará que hay muchas más cosas debajo del crimen. También varias figuras extrañas y sin conciencia que se involucran en el asunto, como siempre ocurre cuando la política está de por medio. Me gustó mucho. Es una buena novela policiaca con todas las cualidades del género. Difícil de encontrar, por lo que veo, pero vale la pena si se la topan en algún viaje por las librerías de viejo. ¿alguien va a ellas?

La Misteriosa Sociedad Benedict.


No, no se trata de un oculto culto victoriano, lo que pasa es que, leyendo entre libros, me puse a volar con esta entretenida aventura que fue bestseller del New York Times y obtuvo varios premios de literatura infantil y juvenil (ahora leo en wikipedia que ha sido comparada con series que atrapan a los más jóvenes (y a los no tanto) como Lemony Snicket y Harry Potter).
Lo cierto es que no pude dejar de leer hasta que terminé, un par de días después. Y las últimas páginas me mantuvieron picado. Como pocas veces. Y no se crean que es nada del otro mundo: se trata tan sólo de la clásica aventura con huérfanos llamados a vivir peligros y azares juntos. Pero es una deliciosa historia de amistad, de trabajo en equipo, de vencer miedos y de enfrentar villanos que tienen poderes casi sobrenaturales. Por supuesto hay que pasar pruebas, superar retos y ser atrapado para escapar después con valentía. Todo transcurre en una escuela donde hay bandos, maestros, secretos, chicos tímidos, cafetería y puertas ocultas. Un deleite.
En realidad gocé todas y cada una de las sorpresas que me deparaban los cambios de página. Me gustaron los personajes y sufrí con ellos. En fin. Tan bueno como haber ido a ver una peli así o encontrarla por error en la tele como me sucedió ayer con El hijo del viento, un animé que me topé al estar surfeando por la tele (también ahí se puede aunque no sea tan interesante). Es una película increíble. Muy en la onda de Nausicaa del valle del viento (de Miyasaki, otro de los grandes contadores de historias animadas. ¿Alguien vio la del viaje de Shihiro?).
Pero regresando al tema: la misteriosa sociedad Benedict es una buena recomendación para los que disfrutaron a Harry Potter. Y saliéndome del tema, El hijo del viento ( o mejor: The boy who saw the wind, que es el título en inglés. El japonés es: Kaze wo mita shônen y la verdad no creo que se pierda mucho en la traducción, ¿no?). Por cierto, descubrí que la historia original es de un celta que vive en Japón. Me parece una interesante combinación de tradiciones y mitologías. Y se nota. Muy, muy recomendada.

poema rescatado del olvido


con este comienzo una serie de republicaciones (no creo que así se diga pero suena bien) de poemas animados en gif que alguna vez formaron parte de mi extinta página mamotreto.com
agradeceré la retroalimentación pues no sé si debo incluir todos estos poemas acá o si es mejor que abra un blog exclusivo para estas cosas y así no contamino este blog que se supone se trata de otras cosas.