altar sabritas



Con todo y su niño dios incluído, su osito de peluche de color naranja, una especie de voilín de madera, un par de paletas payaso de ricolino y sus florecitas. recién puestas. Siete de la mañana en la Condesa, México. ¿a quién se le habrá ocurrido ? De lo que sí no cabe duda es de que se trata santo muy sonriente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *