ser, no ser o simplemente, querer ser


a veces las verdades más verdaderas las encuentras en la calle. ¿por qué será tan difícil estar contentos con quienes somos y con lo que hacemos? ¿será una maldición que cargamos los seres humanos, un desvarío, una disfunción o simplemente un defecto de fabricación?
en fin. me gusta encontrarme estas frases en la calle. De verdad te abren los ojos y, normalmente, siempre te topas con ellas justo cuando más las necesitas escuchar. ¿o no?

información visual


Pues estaba navegando por el blog de patricio, que disfruto mucho y me encontré con un post acerca de la infografía o infoporn, como él lo llama [ de hecho no hay aún definición de infoporn en wikipedia, ¿alguien se anima?] y pues es esta onda de llevar la información a un plano diferente mediante el cambio de la interfase, es decir, de la manera en que interactuamos con ella. La referencia nos lleva a una aplicación del NYT en la que podemos ver las palabras que usó Bush en sus mensajes a la nación. Es muy interesante. Me hizo pensar en unas cosas que había visto y las rescaté.

Son gráficas que representan de manera impactante la información. De alguna manera es más fácil relacionar los datos y darte cuenta de las proporciones que guardan entre sí. Una mejor perspectiva, pues. Le llaman algo así como infografía.

Glaciares: esto sí da miedito


Durante años he estado convencido de que todo lo que decían los científicos acerca del calentamiento del planeta y de los efectos nocivos que los seres humanos, como bacterias, tenemos sobre el planeta tierra. Nunca lo he dudado pero siempre adopto la actitud de conciencia pasiva. Es decir, no hago nada al respecto. Pero de pronto leo artículos somo éste del BBC news que me aterran y me ponen a pensar si es posible hacer algo a nivel individual o si ya de plano estamos tan en el hoyo que ya ni pa qué.

el mapa de las noticias

Vivimos en la era de la información. Es un tópico, pero es absolutamente cierto. Tan cierto como la frase esa de que el poder absoluto corrompe absolutamente. El problema ahora se trata más bien de conocer la fuente de la que proviene la información para estar seguro de su veracidad o pertinencia. Abundan las fuentes, por supuesto, y de pronto también es difícil tener un panorama de loq ue está ocurriendo. Por eso me gustó tanto el neWsMap que es un lugar fascinante. Se trata de una página en la que puedes tener un resumen visual de lo que está sucediendo en el mundo o por lo menos lo que los periódicos y fuentes de información consideran lo más relevante. La info está organizada en cuadrados que aumentan de tamaño de acuerdo con la cantidad de fuentes que les dan importancia. Las puedes organizar de acuerdo a los distintos colores que tienen y que representan áreas de información como: internacional, entretenimiento, deportes, salud, etcétera. También puedes pedir las noticias de un país en particular [ México no está ahí aún pero por lo menos se puede seleccionar España y tener la visión de las noticias que nos interesan más, supuestamente, a los hispanohablantes] Es interesante notar que todo está hecho gracias a la información que tiene Google. Es una manera de aporvechar los recursos generados por otros, un poco lo que hacen ellos mismos.

un lobo que muerde con letras


He leído pocas novelas de Antonio Lobo Antunes pero no me deja de sorprender. El inicio de sus novelas es poderoso pero tan lleno de metáforas que ahuyenta rápido a muchos. Además, luego, te das cuenta de que su manera de separar los diálogos y las distintas voces y tiempos es tan distinta que te confundes. Y lo dejas. Pero si te pones en plan terco y sigues… ¡uf! es vertiginoso, sólido, contundente.
Me gustan mucho sus frases y me enloquecen las metáforas que usa. Estoy en medio de un libro, uno de sus primeros, que se llama «Fado alejandrino» y no puedo detenerme. Son las metáforas, estoy seguro.

Por ejemplo: Saludó a señoras de edad que olían a frascos de perfume vacíos, a caballeros sosteniendo wiskies dobles como bastones postreros, dentaduras postizas que entrechocaban como los cubitos de hielo de las bebidas, cubitos de hielo que entrechocaban como dientes…
el principio del libro fue difícil pues me tuve que acostumbrar a su manera de narrar, a distinguir a un personaje de otro, a situarme de inmediato en distintos tiempos. Primero el pasado, la guerra, una conversación hoy, la infancia, etcétera. Es un ir y venir que nos e detiene nunca y que no parece tener pies ni cabeza. Pero de pronto, en una página, te das cuenta de que estás haciendo pausas donde no las marcan los signos de puntuación ni nadie meas que el ritmo de ese viejo lobo que te está llevando, a horcajadas, por el territorio de la amistad, las ilusiones perdidas, la frustración, el silencio, los errores en la vida y las pequeñas tragedias que suceden todos los días. Me encanta. Me recuerda mucho a otro libro que también me mantuvo confundido durante las primeras páginas y luego no lo pude dejar: conversación de la catedral de Vargas Llosa. De hecho las dos novelas se parecen mucho pues en ambas se trata de una conversación que sucede en el presente y a través de la cual se recosntruyen las vidas de los platicadores. Pero lo más parecido de ambas novelas es que las dos son del orden de las seiscientas páginas lo que, si te gusta la novela, es un delicioso placer.

tristeza

Hay veces en que la tristeza se quiere apoderar de mí y se va metiendo, en silencio, por todos los poros de mi piel como una especie de sudor en reversa. No la noto, hasta que ya está completamente instalada y no me queda otra opción más que rendirme a ella y dejar que se proclame dueña, soberana de mi cuerpo, de las sensaciones, de los gestos y hasta del más pequeño e ínfimo de mis movimientos.
Es como si yo todo, completito, estuviera hecho de esa viscosa materia de la que se compone la tristeza.
¿Y la soledad?
Uf.