Un poema

Dijiste tantas cosas que se empantanaron los besos.

Entre saliva y lengua pudiste apertrechar frases acusadoras,

vencer las resistencias del deseo,

derrumbar catapultas,

ahogar al invasor en un frasco de licor vacío.

Nos quedamos detenidos entre caricias abortadas,

quejándonos,

los huesos entumidos,

el alma puesta sobre la alfombra y debajo de la espalda.

Un maullido rompió la terquedad de nuestra falta de palabras.

Al mismo tiempo miramos la cara del otro

con los labios abiertos

y coreamos la palabra al unísono:

el nombre del primer gato que tuvimos.

Las sonrisas espontáneas lograron acercarnos,

esos pequeños instantes de reconocimiento

permiten darnos cuenta de que corremos a velocidades similares

por caminos paralelos,

cuando pisamos el lodo de la rutina es que las caricias se niegan.

Infografía de los mejores países del mundo.


Bueno. hace mucho que no escribía aquí y creo que ésta es una buena oportunidad. A ver si logro combatir de nuevo el silencio. Se trata de una infografía muy interesante que muestra los 100 países mejores del mundo con base en cuatro criterios básicos: Educación, salud, calidad de vida y entorno político. Vale mucho la pena. Hasta que ves a México, claro.
Cortesía de Newsweek. El enlace.

Vuelve a la vida. ¿Cóctel o película?

Vuelve a la Vida es la nueva película de Carlos Hagerman. Y para variar, como todo lo que hace él, ofrece una perspectiva única que nos hace ver las cosas, en este caso Acapulco, el amor, la familia y la pasión por vivir. Hago la aclaración de que soy amigo de Carlos y eso afecta, evidentemente, mi opinión. Eso es bueno.
Vuelve a la vida es la historia de amor entre un buzo acapulqueño (que fue maestro de buceo de los Kennedy, de Johnny Weismuller, el tarzán, y de muchas otras personalidades de la época) y una top model de Nueva York a la que el amor le transformó la vida.
También Vuelve a la Vida es un cóctel de mariscos que poca gente puede resistir. Una mescolanza muy parecida a la de la película. Y es delicioso. Como la película.
Si se quieren reír mucho, pasarla bien y enterarse de las hazañas del Perro Largo ( el buzo), ya saben. Apúrense porque, como siempre, n importa la calidad de la película, con que sea mexicana ya tiene una losa encima y hay que irla a ver antes de que la quiten. Está en varios cines del df esta semana. Chequen la página de facebook para que se enteren. Muy recomendable.

¿Hacia dónde va la publicidad?


Lo primero es que es una pregunta muy rimbombante y difícil de responder. Y lo otro es este artículo de seth godin que habla acerca de ese arco que está viviendo la mercadotecnia y que la lleva de algo muy personal a una actividad totalmente masiva y nuevamente a lo más íntimo pero, a la vez, totalmente dirigido, como al principio.
Me gustó mucho una frase de Godin que transcribo así mero como la escribió:

Social media, in fact, is a basic human need, revealed digitally online. We want to be connected, to make a difference, to matter, to be missed. We want to belong, and yes, we want to be led.
seth godin.

Me parece que refleja lo que verdaderamente hay detrás de todos los «cambios» que estamos viviendo en la comunicación. En el fondo estamos conectando de nuevo con lo básico. Con lo que más nos gusta hacer: conversar.
Ahí hay algo. ¿Un filón a explotar acaso?

Combatiendo el silencio.

Algo de tiempo en silencio pero es que han ocurrido muchas cosas de las que pronto podré platicarles. En términos generales, estamos montando una nueva oficina y eso lleva mucho tiempo de lo del diario. No le queda a uno ni un minuto para otras cosas. Y el trabajo no se detiene, claro. Así que podrán imaginarse. Pero ya pronto les contaré del libro que estoy leyendo y que considero un hallazgo. Es una recopilación de artículos a los que se les dio forma de libro. Se trata de América antes de la llegada de los españoles. Son las nuevas teorías, las que se están gestando y muchas de las que hemos escuchado toda la vida. Hay muchas cosas de las que yo no tenía idea y, sobre todo, muchos mitos que se derrumban de la manera más rápida en cuanto escuchas las teorías. Porque muchas veces esas teorías son mucho más sensatas ( y menos occidentalistas) de lo que sabemos hasta ahora. La verdad es que es una lástima que habiendo pasado tan poco tiempo se haya perdido tanto conocimiento acerca de nuestra historia. En serio hemos pasado por momentos oscuros, porque es incomprensible que la historia sea tan brumosa cuando tenemos la escritura para dejar dicho lo que de verdad está pasando. ¿Será que de nosotros tampoco se sabrá mucho en el futuro?
¿Habrá futuro? Bueno, ese es otro tema.

Me gusta ponerme a escribir después de no haberlo hecho por mucho tiempo. Como que las neuronas se ponen a trabajar y eso es algo que me hace mucha falta. He vivido este año como adormecido. Como si en mi cerebro se empantanaran las cosas y fuera difícil para los pensamientos dar un solo paso. No se crean, a veces es bueno. No por nada tantos y tantos hombres han dicho durante toda la historia que pensar demasiado es nocivo. Por algo será.

ecobici, brompton y otras vanidades.

Bueno. Ya pasaron dos meses desde que estrené la brompton y ya sumo una respetable cantidad de kilómetros en bicicleta. Calculo que algo así como 10 k diarios ( porque hay días en que pueden ser treinta o cuarenta) o sea que deben ser unos 500 kilómetros o algo así. Estoy feliz. Me siento mucho mejor y, la verdad, ese ratito solo en la bici todos los días es casi que terapéutico. Ya no le tengo tanto miedo a la ciudad. Y eso también es bueno. Pero no iba a hablar de eso. En realidad de lo que quiero platicar es de ecobici.

ecobici es un proyecto en el que participé y la verdad es que es muy interesante. Creo que puede ser el inicio de algo mucho más grande que se tomará, por supuesto, un titipuchal de años en suceder pero que puede ocurrir. ecobici es un sistema de transporte individual que tiene varias estaciones (85) en un área específica de la ciudad. Es un sistema que ha sido probado en muchas ciudades europeas y funciona bastante bien. Ha estimulado el uso de este medio de transporte. Como verán en el mapa, el área es así como que estratégica porque abarca una zona donde hay gente que puede ser susceptible a usar la bicicleta en sus trayectos cortos, que son muchos. Ya saben, pueden ir a un restaurante a comer, a hacer una diligencia al banco o simplemente a comprar algo, al cine, etcétera. El caso es que te inscribes, te dan una tarjeta, la activas y con la tarjeta puedes retirar una bici de cualquier estación para dejarla en otra. Hay tantas cicloestaciones que siempre hay una cerca de donde vas. A lo mejor tienes que caminar un par de cuadras, pero eso como que no es tanta bronca cuando te pones a pensar que no te tienes que preocupar ni por la bici, ni por amarrarla a un poste, ni por estar todo el tiempo pendiente de que no se la lleven.

La onda es que por trescientos pesos al año puedes usarla las veces que quieras en el día pero sólo en periodos de máximo treinta minutos. Se organiza así para que siempre haya bicicletas disponibles en el sistema. Es una onda bastante compleja. Tienen todas las estaciones conectadas y en cada momento el sistema sabe cuántas hay y donde. Y luego, con unos carritos eléctricos, van moviendo bicis de una a otra estación según algoritmos que se sacan dependiendo el uso que le da la gente. Pero no importa.

No importa porque nunca necesitas más de media hora para llegar de una parte a otra y eso es lo que hace ecobici. Llevarte de una parte a otra nada más. No es para llevártela y quedarte con ella todo el día y hacer tus cosas. Para eso se necesitarían millones de bicis y el sistema no tiene tantas. Je. Ya me siento como si estuviera escribiendo un comunicado de prensa para ecobici o algo así. Deformación profesional, que le dicen.

El caso es que ecobici es un sistema muy práctico que podría hacer una enorme diferencia. No sólo en nuestra manera de transportarnos sino en la contaminación y los gases que se generan. Hay un chorro de datos que lo respaldan. Al fin y al cabo la bicicleta es el segundo medio de transporte más usado en el mundo y eso no es de a gratis. Bueno, ahí les van algunas cosas que a mí me llamaron mucho la atención. Por ejemplo: el promedio de tiempo en traslados en la ciudad de México es de 2.5 horas. Y muchas veces no vamos tan lejos como pensaría cualquiera. 50 por ciento de los viajes en la ciudad son de menos de 8 kilómetros. El promedio de velocidad de una bici en la ciudad es de 15 km por hora, el de un auto es de 12. O sea que un auto hace 40 minutos y una bici 30. No siempre aplica, ¿verdad? Porque de pronto vas por una calle grande y si no hay tráfico, pues todos van volando y tú no. Claro que de ese tipo de calles así, sin tráfico, ya no hay tantas en la ciudad.

Claro que cuando vas en bici el tráfico se vive de otra manera. Tú sigues a tu velocidad, despacito pero terco y llegas antes a los semáforos, antes a los cruces y antes a donde vas. La onda es aprender a moverse entre los carros. Como si fueras una moto. A mí eso me ha funcionado. Y el nuevo reglamento de tránsito lo permite explícitamente a las bicicletas.
La verdad es que la mayoría de los conductores no han sido tan mala onda conmigo. Y si siempre les agradeces que te den el paso y eso, pues como que genera buena vibra y me late que eso es algo que hace muchísima falta en la ciudad. Tenemos miles de problemas por solucionar, como es natural que haya en toda gran ciudad, pero si además nos tiramos mala vibra unos a otros pues como que no funcionan las cosas.

ecobici está interesante. Tiene sus bemoles, claro, pero funciona muy bien. Puedes llegar en metrobús desde insurgentes sur, por ejemplo, bajarte ahí, tomar una bici y moverte a torre mayor o a la condesa o a la esquina más lejana de la colonia Cuauhtémoc y llegas en un ratito. Además haces ejercicio y no contaminas. Es como que cool. Eso me late.

Bueno. lo recomiendo ampliamente. Vayan a la página de ecobici, suscríbanse y trépense a una bici. O como dicen en la campaña: A la manera inteligente de moverse. Así, ¿o más publicista?

Los ríos de oro. La conquista y el imperio. ¿Por qué no me sorprende?


Ya terminé Rivers of Gold, la obra del historiador inglés Hugh Thomas. Se trata, antes que nada, de un historiador muy reconocido del que ya he hablado antes. Tiene un libro de la Guerra Civil española en dos volúmenes que se ganó el premio Pulitzer. Esa la leí y pude entender un poco mejor el merequetengue que provocó ese conflicto. Un poco solamente porque, la verdad, fue una época en la historia de España donde hubo cientos de actores pensando, diciendo y haciendo cientos de cosas diferentes. También me enteré que la ciudad donde se experimentaron muchas cosas que luego se implementarían en la segunda guerra mundial, como los bombardeos a ciudades, fue Madrid. Thomas también escribió un libro maravilloso que, en mi humilde opinión, debería ser libro de texto obligado en las escuelas mexicanas: La conquista de México. Cuando lo leí entendí mucho mejor ese pedazo de nuestra historia ( lástima que el virreinato esté tan olvidado y oculto, ¿alguien me puede recomendar dónde leer algo bueno referente a ese periodo?). Entendí que la conquista fue producto de varios malentendidos pero, sobre todo, de traiciones. Tanto entre los españoles como entre los aztecas, los tlaxcaltecas, los tarascos y todos ellos.

Poco a poco, sin haber leído nada al respecto, me enteré de que la conquista del perú y la caída de los incas fue muy parecida. No sólo porque se trató de una traición y de unos cuantos españoles, en realidad sólo un puñado, que acabaron con un imperio al igual que Cortés y sus secuaces. También en el Perú, como acá, los españoles estuvieron a punto de ser exterminados y la historia hubiera sido, probablemente, muy distinta. Pero en ambos casos los indígenas dudaron y eso permitió que las cosas ocurrieran como todos sabemos.
El libro de Rivers of Gold es la visión del germen del imperio español desde lo que ocurrió allá. Abarca desde el momento en que Colón convence a la reina Isabel para que lo apoye hasta cuando Magallanes y Elcano le dan la vuelta al mundo. Es muy interesante ver lo que ocurría allá, que era mucho. Y así uno se da cuenta de que muchas cosas de las que ocurrieron de este lado del mundo pasaban porque allá no les interesaba demasiado lo que sucedía. Tenían demasiados problemas que resolver. Es una historia fascinante. Fernando el católico. Su hija loca. El hijo que se le muere, su segunda esposa y el nieto, Carlos, que terminará dándole su nombre a unos ricos chocolates. Je.
Muy recomendable para los que les guste la historia. No es una novela, aclaro, pero se lee como si lo fuera. Y, por cierto, en el título del post me preguntaba a mí mismo por qué no me sorprendía esta historia. La respuesta es que no me sorprende porque es totalmente congruente con lo que somos. Cuando ves que los españoles se la pasaban dándose la espalda unos a otros por el oro después de haber sido, supuestamente, grandes amigos, te das cuenta de dónde viene nuestra propensión a pensar que el que no tranza, no avanza.
Y me queda pendiente leer también sobre la conquista del Perú. Eso me falta. Nuevamente, ¿alguien puede recomendarme algo?